Charlatanes

La ciudad italiana de Cerreto era famosa por los vendedores ambulantes que había en su plaza central. Estos llegaban cargados de medicamentos y ungüentos aptos para cualquier dolencia, arrancaban dientes y hacían juegos de manos. Se les llamaba cerretàno o ciarlatano, y de ahí deriva la palabra charlatán que, en nuestros días, tiene una connotación algo despectiva.





.

Comentarios

Entradas populares