por qué nos molestaban tanto los exámenes escolares

Los científicos revelaron que el problema de prepararse bien para los exámenes no reside en la pereza de los adolescentes, sino en las particularidades del funcionamiento de su cerebro. Los biólogos opinan que para la mente de los jóvenes es biológicamente difícil separar las tareas importantes de las secundarias.
Los investigadores estadounidenses llevaron a cabo un experimento con voluntarios de entre 13 y 20 años. Los participantes tenían que realizar unas tareas de juego mientras que los médicos observaban su cerebro por medio de imágenes por resonancia magnética. Los resultados del estudio están publicados en la revista Nature.
Inicialmente los jóvenes respondían a unas preguntas por las que ganaban 20 céntimos por cada respuesta correcta y perdían 10 céntimos por cada una incorrecta, y más tarde las apuestas subían. Cuánto más se elevaban las apuestas, más concentrados estaban los más adultos.
Los resultados de la observación cerebral médica señalaron unas diferencias en el funcionamiento de la conectividad cerebral entre el córtex y el cuerpo estriado de los participantes de edades distintas.
Los biólogos opinan que es el cuerpo estriado el que regula las acciones que adopta una persona para alcanzar cualquier objetivo. Los adolescentes tienen este mecanismo menos desarrollado que los adultos, por lo tanto para ellos resulta más difícil actuar en consonancia con objetivos concretos.
Los científicos declaran que el mencionado mecanismo responsable del logro de los objetivos finaliza su desarrollo a la edad de aproximadamente 25 años. Por la misma razón los adolescentes suelen correr el riesgo aunque no resulta razonable.
Basándose en los resultados del experimento, los expertos ofrecen unos consejos acerca del trabajo con los alumnos adolescentes. Así se propone evaluar los éxitos de los escolares reconociendo no solamente los resultados del examen final, sino también de los múltiples trabajos hechos a lo largo del año.


Comentarios

Entradas populares