No temas a los robots, tu empleo está a salvo... si sigues formándote

¿Se imagina teniendo como compañero de trabajo a un robot? En un futuro no tan lejano, trabajaremos en profesiones que aún no existen y veremos cómo otros oficios tradicionales desaparecen o quedan reducidos a una expresión mínima como los administrativos, los cajeros de supermercado, los chóferes, los camareros, los vigilantes de seguridad, los teleoperadores de primer nivel...



La irrupción de los robots, la automatización y la Inteligencia Artificial (IA) ya ha comenzado a transformar el mundo del empleo en algunos sectores como el de la automoción o la industria; pero continuará haciéndolo con intensidad en los próximos años, aunque según un estudio de la consultora PwC su impacto en España no será significativo hasta la década de 2030, cuando uno de cada tres empleos ya no lo desempeñará un trabajador sino que estará totalmente automatizado, es decir, lo desempeñará una máquina.
En su informe sobre Perspectivas de empleo 2017, la OCDE estima que un 11,7% de los empleos en España tiene una alta probabilidad de ser automatizados en los próximos años. Pero, ¿estamos preparados para competir con las máquinas, para que un autómata haga nuestro trabajo?

"Es cierto que la inteligencia artificial destruirá puestos de trabajo, sobre todo de baja cualificación. Pero al mismo tiempo se generarán posiciones relacionadas con el mantenimiento y la programación necesaria para el correcto desarrollo de los sistemas artificiales. Estas posiciones, sin duda, serán de mayor cualificación y estarán ocupados por perfiles relacionados con los grados de informática", asegura Raúl Sánchez, director nacional de Randstad Technologies.
El temor a la destrucción de puestos de trabajo vinculada a la introducción de las máquinas no es algo nuevo. A comienzos del siglo XIX, un movimiento (el ludismo), encabezado por artesanos ingleses, se rebeló contra los nuevos inventos que traía la industrialización, como la máquina de hilar industrial, que amenazaba con dejarles sin empleo. Los luditas destruyeron máquinas y provocaron incendios en las fábricas, pero no lograron frenar el imparable avance de la industrialización.

Para David Plaza, director de Información e Innovación Tecnológica del Grupo Adecco, el temor a la destrucción de empleo ha acompañado siempre a los avances tecnológicos, pero "aunque muchos empleos terminan desapareciendo, también surgen otros nuevos que ni siquiera habíamos imaginado". En su opinión, "deberíamos empezar a hablar más de transformación en el empleo que de creación o destrucción de puestos de trabajo".
"Históricamente, los temores sobre la tecnología han terminado por ser infundados en gran medida porque los beneficios superan a los daños. Nuestro desafío es maximizar los beneficios y minimizar el daño", añade Pablo Urquijo, director general de Experis, división especializada en las áreas de tecnologías de la información y la comunicación de ManpowerGroup.








Oportunidades y amenazas


Todos los expertos consultados por EL MUNDO coinciden en que la inteligencia artificial traerá oportunidades, sobre todo, para los perfiles STEM, es decir, los especialistas en Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas; pero advierten de que la automatización no está exenta de amenazas. De cómo seamos capaces de gestionar esta realidad, dependerá el éxito futuro.
"Las oportunidades relacionadas con la IA estarán muy relacionadas con la programación de software así como con el mantenimiento de estos sistemas artificiales en cada una de las industrias dónde las mismas se desarrollen debido a la rápida evolución de la tecnología", señala Sánchez.
Pero, sobre todo, precisa Plaza, "la mayor oportunidad vendrá de la capacidad de las IA de asumir funciones de poco valor añadido, lo que nos dejará tiempo a las personas para otro tipo de tareas más cualificadas y gratificantes".
Aunque la Inteligencia Artificial ya ha comenzado a incorporarse a algunas empresas con éxito, su impacto en el mundo del empleo es todavía muy incipiente, pero todo apunta a que en los próximos años provocará una auténtica revolución en las compañías y, por tanto, en el mercado laboral.

La capacidad de aprendizaje, clave para quedarse sin trabajo


"Cambiará de manera radical la forma de trabajar y hacer negocios, y transformará la vida de los usuarios", sostiene Olivia Fontela, directora de Marketing del popular portal de empleo Infojobs. Aunque, para que esto suceda, la rápida adaptación de los profesionales a los cambios y la formación continua serán claves en los próximos años.
"El profesional del futuro va a ser una persona en constante adaptación al proyecto en el que esté desarrollando su función. Por este motivo, la capacidad de aprendizaje va a ser un aspecto fundamental", señala Sánchez. "Habilidades como la creatividad, la inteligencia emocional y la flexibilidad cognitiva permitirán explotar el potencial humano y permitirán a las personas mejorar a los robots en vez de ser sustituidos por ellos", añade Urquijo.



Perfiles más demandados y los que lo tendrán más difícil

Pero, ¿cuáles serán en esta realidad laboral cambiante los perfiles y las profesiones que lo tendrán más difícil y cuáles los que tendrán el camino más despejado? Todo apunta a que los empleos más afectados por el impacto de la tecnología serán los puestos de trabajo menos cualificados y los profesionales que tengan una menor capacidad de formación. También los puestos relacionados con las ventas, las operaciones financieras y empresariales; la administración y las tareas oficina. 

Por el contrario, los profesionales más demandados por las compañías serán aquellos capaces de trabajar por proyectos, de liderar equipos, con dotes de comunicación y con iniciativa. También se valorará mucho el pensamiento crítico, la capacidad de resolver problemas y la creatividad. Esto es, todo aquello en lo que el hombre siempre será superior a las máquinas.

Según un estudio de ManpowerGroup, que recoge las respuestas de 18.000 directivos de 43 países, a corto y medio plazo habrá incrementos para el empleo en puestos relacionados con el sector IT (tecnología de la información) y la atención al cliente como los analistas de datos o los comerciales especializados en ofertas digitales.
También habrá una importante demanda de profesionales expertos en robótica, internet de las cosas y M2M (comunicación entre máquinas).


Estudios con más futuro

En cuanto a la formación, se requerirán profesionales con carreras técnicas (Ingeniería, Matemáticas e Informática), o con formación en telecomunicaciones o que dominen las competencias digitales. También lo tendrán más fácil aquellos trabajadores expertos en ciberseguridad, programadores o que tengan profesiones relacionadas con la gestión de las emociones.
Los expertos señalan la necesidad de que España afronte cuanto antes el importante desequilibrio que existe entre las necesidades de las empresas y la formación de los trabajadores, especialmente, en estas profesiones técnicas que son las que van a tener una mayor demanda en el futuro. Actualmente, ya existe una escasez de talento en estas áreas y si no se resuelve pronto, las compañías se verán obligadas a reclutar fuera, pese a que España soportará todavía una tasa de paro muy elevada.


 




"Resulta preocupante", asegura Fontela, "que todavía no exista en España una formación reglada que prepare a los profesionales para ocupar estos nuevos puestos. En InfoJobs vemos cada vez más cómo la demanda de perfiles vinculados a la Inteligencia Artificial o a estos nuevos puestos emergentes en las empresas crece con más rapidez de lo que lo hace el volumen de profesionales formados para ocupar estas posiciones". Por eso, precisa: "Es deber de la sociedad en general anticiparse a este cambio con nuevas políticas educativas que preparen a las generaciones que vienen para desarrollarse con éxito en este nuevo panorama laboral".
En cualquier caso, defiende Urquijo, los trabajadores no debemos tener miedo a los cambios, puesto que, recuerda, "la IA no es más que una herramienta creada por humanos, y que hace y se aplica donde los humanos elegimos".
En definitiva, se trata de sumar y de combinar lo mejor de la Inteligencia Artificial con lo mejor del ser humano. “Aquellas organizaciones que sean capaces de combinar la correcta proporción de talento, habilidades y tecnología son las que tendrán éxito”, concluye Urquijo.

 


ISABEL MUNERA

Comentarios

Entradas populares