¿Conoces qué es el Polvo Inteligente (Smartdust)?


¿Te imaginas que espolvoreásemos billones (sí, con b de billones, los norteamericanos trillions) de microchips del tamaño de μicrómetros por la “Realidad”?

¿Te imaginas que en un futuro surgiera la tecnología lo suficientemente avanzada como para equipar con capacidad de GPS a esas motas de polvo inteligente?

¿Te imaginas que, con ese inmenso poder tecnológico mapeamos la Realidad a escala 1 a 1, enviando todos los datos de geoposicionamiento de cada una de esas motas a una Inteligencia Artificial capaz de procesar ¿billones? de direcciones IP en cada momento, sabiendo la ubicación de cada nanomota en el espacio-tiempo? ¿Pudiera ser que eso nos permitiera tener una visión omniabarcante de la Realidad *en TIEMPO REAL*?

El polvo inteligente (en inglés, smartdust) es una red inalámbrica de minúsculos sensores microelectromecánicos (MEMS), robots o dispositivos que pueden detectar señales de luz, temperatura, vibraciones, etc. Los dispositivos también se llaman motas (motes en inglés: de remote sensing) y se trabaja en disminuir su tamaño hasta el de un grano de arena, o incluso de una partícula de polvo. Cada dispositivo contiene sensores, circuitos que computan, tecnología de comunicaciones sin hilos bidireccional y una fuente de alimentación. Los motes recopilarían datos, realizarían cómputos y se comunicarían por radio con otros en distancias que se acercan a 1.000 pies (300 metros).
Cuando están muy juntos o apiñados, crean automáticamente redes altamente flexibles, de baja potencia con usos que se extienden desde sistemas de control del Clima a dispositivos de entretenimiento que trabajan conjuntamente con aparatos de gestión de información específica como un PDA o un iPod.

El concepto de Smartdust fue introducido por Kristofer Pister (Universidad de California) en 2001.

Un ejemplo típico de uso sería dispersando ¿cientos, miles, millones? de estos sensores alrededor de un edificio o un hospital para supervisar temperatura, humedad o para informar desastres tales como terremotos. También podrían ser utilizados para seguir los movimientos de los pacientes.

Para los militares pueden funcionar como sensores a distancia para controlar los movimientos enemigos, detectar gas venenoso o radiactividad.

La facilidad y el barato costo de fabricación de estos dispostivos han despertado preocupaciones sobre la factibilidad de que gobiernos y corporaciones los usen para la invasión de la vida privada.

Comentarios

Entradas populares