La información quiere ser libre

Esta frase fue registrada por primera vez en boca de Stewart Brand en la primera Conferencia de Hackers de 1984, en el siguiente contexto:

    “Por un lado, la información quiere ser cara, porque es muy valiosa. La información adecuada en el lugar acertado simplemente cambia tu vida. Por el otro lado, la información quiere ser libre, porque el coste de de sacarla a la luz sigue bajando. De modo que tenemos esos dos lados luchando uno contra otro.
    Roger Clarke, “Information Wants to be Free”

En 19990, Richard Stallman añadió un matiz normativo al lema de Brand:

    “Creo que toda la información de utilidad general debería ser libre. Por ‘libre’ no me refiero al precio, sino más bien a la libertad de copiar la información y adaptarla a las necesidades propias de cada uno.”

    Richard Stallman, 1980


Denning explica:

    “En ‘de utilidad general’ no incluye información confidencial sobre personas o sobre tarjetas de crédito, por ejemplo.”

El dataísmo es el primer movimiento desde 1789 que ha creado un valor realmente nuevo: la libertad de la información.

No debemos confundir la libertad de información con el antiguo ideal liberal de la libertad de expresión. La libertad de expresión se concedió a los humanos, y protegía su derecho a pensar y decir lo que quisieran, incluido el derecho de mantener la boca cerrada y los pensamientos para sí.

La libertad de información, en cambio, no se concede a los humanos. Se concede a la información.

¿Todo esto es Ciencia Ficción o se hará Realidad justito a la vuelta de la esquina?


Privacidad y Filtraciones

¿Has pensado qué sucedería si toda esa ¿privacidad? que tan alegremente entregas a esa Inteligencia Artificial GLOBAL fuese vulnerable pudiendo ser hackeada o incluso filtrada?

Es muy posible que pienses que eso a ti no te puede suceder pues al fin y al cabo —y con los debidos respetos— eres un Don Nadie, a quién le va a importar lo que haces o dejas de hacer en tu vida privada, ¿verdad?

Pues bien, ahora echémosle un vistazo por encima a https://vigilante.pw

Efectivamente, es una relación de las más de 3.000 brechas de seguridad registradas en bases de datos de todo el mundo —se estima que a nivel global el costo de estos ataques se cifraría en 2.000 millones de dólares anuales [ “Data breach costs will soar to $2T: Juniper” ] — y que han supuesto un compromiso de los datos protegidos. Estamos hablando de MILES DE MILLONES de personas afectadas por estos hackeos. Tú probablemente no estés entre ellos ni entre los más de 3.000 millones de cuentas hackeadas en Yahoo hace unos años, tranquilo. [Fuente: “Yahoo Triples Estimate of Breached Accounts to 3 Billion”. The Wall Street Journal.]

Eso por no hablar de XKeyscore, un sistema informático secreto utilizado por la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos para la búsqueda y análisis de datos en Internet. El programa se ejecuta en forma conjunta con otros organismos internacionales como la Dirección de Señales de Defensa de Australia, y la Oficina de Seguridad de Comunicaciones del Gobierno de Nueva Zelanda. Su existencia fue revelada en julio de 2013 por Edward Snowden.

¿Te imaginas que, tú mismo, por tu propia voluntad y deseo, desde hace años ya, —si eres un nativo digital, entonces desde que naciste— estuvieras entrenando poco a poco a una gigantesca Inteligencia Artificial ¿Global? para que supiera de ti más que tú mismo?
¿Sabías que hay una empresa que recolecta datos sobre más de 1.000 millones de personas de todo el planeta? No, seguro que no lo sabías porque de esta empresa no se habla en los periódicos ni en los telediarios, salvo que su existencia es mucho más amenazante para el individuo que la mayoría de noticias sobre economía y política que salen en los medios…

Esa empresa es Experian. Entre esos 1.000 millones, reúne datos de más de 235 millones de norteamericanos —es decir, la práctica totalidad de los mismos—.
Pues bien, en Diciembre de 2017 —aunque ciertamente ha sido poco publicitado en los medios— la empresa Alteryx, que había comprado el paquete ConsumerVier de Experian filtró ¿accidentalmente? los datos de 120 millones de hogares, descubriéndose que de cada hogar se registraban…. *248 informaciones diferentes*. Esas informaciones incluyen todo tipo de patrones de comportamiento, ideología política, sexo, raza, estatus económico… etc. etc. etc. Este tipo de datos se utilizan para evaluar a quién concederle un crédito y a quién denegárselo, además de para saber quién vota a quién, cómo influyen las campañas políticas en las personas, qué contenidos de televisión tienen más éxito entre qué segmento de personas, pautas de consumo a través de Internet… entre otras muchísimas cosas.

Desde direcciones e información de contacto, hasta la propiedad de la hipoteca, historial financiero y análisis muy específicos del comportamiento de compra, los datos expuestos constituyen una visión notablemente invasiva de las vidas de los consumidores estadounidenses, escribieron los investigadores de UpGuard Chris Vickery y Dan O’Sullivan en su análisis.

Basta con que tuviesen en su poder la URL adecuada para poder acceder a los contenidos de la base de datos, publicada por Alteryx.

La misma Alteryx da —obviamente— cuenta de sus servicios en su página web. ¿Sigues creyendo que casi todo lo que pueda alguien querer saber sobre ti está a salvo?


Comentarios

Entradas populares